Home >> networking cultural

NETWORKING CULTURAL

Aquí podrá encontrar todo lo relacionado con el Networking cultural.

 

En los sectores de la cultura es siempre importante y enriquecedor conocer o establecer vínculos con otras personas y situaciones, cuando los fines  que se persiguen son creativos, profesionales, comerciales o innovadores.

Algún autor clásico dijo que las musas existen…, pero para resultar realmente eficaces e inspiradoras han de visitarte mientras piensas y trajinas en tu estudio… Hoy,  podríamos actualizar  esta sentencia diciendo que la inspiración más creativa e innovadora ha de encontrarte interconectándote.

Como se ha divulgado ampliamente, Steve Jobs creía que las mejores ideas surgen en la ducha o en la cafetería, charlando con compañeros y colegas. Y es que resulta evidente que introspección e interconexión son dos ingredientes, clásicos, de la creatividad y de la cultura. Ambas son catalizadoras de la innovación y la regeneración en todos los demás sectores.

Cuando Jobs fundó los estudios de animación Pixar, su preocupación no era tanto la película, como propiciar momentos en los que el mayor número de empleados compartiesen situaciones diversas: “Las mejores reuniones ocurren por casualidad, en el vestíbulo, en el aparcamiento o mientras te lavas las manos.”  Sí, todos lo hemos comprobado, cuando se destensan mente y cuerpo,  se produce mayor profundidad en pensamientos e intuiciones –intimidad-,  que combinada con la  relajación en algunas franjas y momentos de la jornada de trabajo –sociabilidad en las horas de almorzar, pausas de descanso, etc.-, causan  la magia de la inspiración.  Steve Jobs estaba convencido de que “la chispa de la genialidad surgiría entonces, no en los despachos”.

En la actualidad, empresas productivas o de servicios de todo tipo, tratan de aplicar las habilidades propias de artistas y creativos a los procesos productivos.  Pero, ¿cuáles son esas habilidades?…,  y  ¿cómo podemos fomentarlas?

Posibilitar a la gente que salga de su zona de bienestar conocido – confort-,  e interactúe con personas de otros ámbitos es mucho más importante que disponer de la mejor tecnología. La fricción es lo que hace saltar la chispa. En casi todo.

IBM realizó una encuesta internacional en la que participaron 1500 consejeros delegados. El 60 por ciento consideró que la creatividad será la cualidad de liderazgo más importante del futuro. Gente audaz para poner en práctica estrategias novedosas, incluso disparatadas, y que se sienta cómoda en la incertidumbre. Con valor para lanzarse a la piscina antes de saber si tiene agua…, con talento, coraje e imaginación. Así nos reta la llamada sociedad del conocimiento.

En un mundo tan rápidamente cambiante y en el que la tecnología y el conocimiento están en expansión: “el principal riesgo a evitar es hacer frente a la ignorancia,  el  desconocimiento y la incultura…,  porque es ahí donde anidan  los riesgos sistémicos  y los peligros, para el individuo y las sociedades,  porque es por donde se debilitan, fragilizan y se convierten en manipulables”, como nos advierte Daniel Inerariti.

No podemos afirmar con seguridad que las inversiones en materia de formación, conocimiento e investigación conduzcan necesariamente a una mayor creatividad, talento y cultura…, pero la formación, en todos sus campos y sentidos, es el principal valor  e instrumento para favorecer la viabilidad y el futuro de las industrias creativas, culturales y deportivas.

La necesidad de que los procesos formativos sean continuados, a lo largo de toda experiencia profesional,  viene determinada por esta situación tan cambiante que exige flexibilidad y adaptaciones constantes a la realidad.

Facilitar el acceso al saber y la cultura; al conocimiento en definitiva, es un mandato del Estatuto de Autonomía de Andalucía a la Junta y a sus consejerías. Y aunque la inspiración, la  creatividad, la innovación, o el talento, la cultura…,   no puedan ser mandatadas, las fomentamos e intentamos evitar todo aquello que pueda estar impidiéndolas.

Fuente: Blog de la Cultura y el Deporte.

© Observatorio Industrias Culturales de Andalucía
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura